La Abdominoplastia en hombres está indicada cuando además de un excesivo volumen de grasa existe de forma concomitante un evidente exceso de piel. La justificación para realizar la abdominoplastia en hombres es la flacidez abdominal tras pérdidas masivas de peso o bien por una pared muscular debilitada por el paso de los años o la falta de ejercicio.

La cirugía consiste en la eliminación del exceso de piel que hay por debajo del ombligo y el retensado muscular y readaptación de piel. Se asocia siempre con la lipoescultura para eliminar el exceso de grasa. El diseño de la cicatriz debe ser más horizontal que en las mujeres. También la plicatura o el tensado de los músculos de la pared abdominal es menor ya que no sería el objetivo de la cirugía marcar o feminizar mucho la cintura. Se puede aprovechar el mismo acto quirúrgico para reparar o corregir hernias preexistentes.

En el postoperatorio se debe utilizar una faja de contención abdominal por 1 a 2 meses y evitar realizar esfuerzos o actividad física intensa. Se recomienda una descanso laboral de aproximadamente 2 semanas.

En aquellos casos indicados correctamente, el resultado de una abdominoplastia en hombres es muy satisfactorio, ya que se elimina no solo la piel flácida sino también la grasa, obteniendo un abdomen tenso, fuerte, sin acúmulos grasos y bien masculino.