Los glúteos son considerados una de las áreas de mayor belleza y sensualidad de la mujer. Pero a su vez es una de las áreas del cuerpo que más cuesta mejorar ya que el ejercicio físico muchas veces no es suficiente para llegar al objetivo deseado.

Existen dos procedimientos seguros para mejorar la forma y el volumen de los glúteos: la colocación de implantes glúteos y la lipoinyección grasa.

Estos procedimientos se utilizan para aportar volumen y mejorar la proyección glútea en pacientes jóvenes con déficit del mismo, como así también para mejorar la flacidez y atrofia de esta zona, producidas por el paso de los años en pacientes de mayor edad.

Implantes Glúteos

La colocación de implantes glúteos es un procedimiento quirúrgico seguro y confortable. Se suele reservar para pacientes que no son candidatas a lipoinyección grasa por ser demasiado delgadas, aunque muchas veces se combinan ambas técnicas para mejorar los resultados.

Este procedimiento se puede realizar con anestesia general o peridural. Se realiza una incisión en el pliegue interglúteo, la cual queda totalmente disimulada y oculta por su ubicación. Se coloca una prótesis de silicona en un bolsillo realizado por debajo del músculo glúteo mayor logrando un resultado natural en cuanto a la forma y el tacto. Se debe evitar en el postoperatorio aportar presión a la zona operada por aproximadamente 7-10 días.

El aumento glúteo con prótesis es un procedimiento quirúrgico con altos niveles de seguridad, que logra un cambio importante en la imagen corporal al mejorar el volumen y la proyección de la región glútea conservando la naturalidad de la zona.

Relleno de Glúteos

La lipoinyección glútea es un procedimiento muy seguro que permite aumentar y levantar los glúteos de forma natural. Consiste en extraer grasa de otras partes del cuerpo mediante una lipoescultura, y posteriormente esa grasa obtenida se utiliza para rellenar la región glútea. Al mismo tiempo se obtiene el beneficio de la extracción de grasa en zonas no deseadas mejorando notablemente el contorno corporal. La sustancia que se inyecta es la grasa del propio paciente por lo cual no genera ningún tipo de rechazo y la recuperación de este procedimiento es muy rápida. Es normal que un 30% de la grasa inyectada se reabsorba, por lo cual se inyecta una mayor cantidad de grasa en el intraoperatorio para mantener el resultado deseado a largo plazo.

Es un método seguro, con resultados muy satisfactorios que permite aumentar el volumen de los glúteos brindando una apariencia muy natural.