Debido al propio desarrollo, el correr de los años, el embarazo, la lactancia y el efecto de la gravedad, las mamas van modificando gradualmente su forma y tamaño. La piel pierde elasticidad y la glándula mamaria cae perdiendo su apariencia juvenil.

Esto tiene solución mediante una cirugía denominada mastopexia o pexia mamaria que permite corregir la caída, reposicionar los tejidos y así mejorar la forma de los pechos. La cirugía consiste en remodelar la mama y situar el complejo areola-pezón en una posición más alta, y para ello es necesario eliminar el exceso de piel y modelar el volumen mamario.

Hay que tener en cuenta que:

  1. Cuando el pecho ha perdido gran parte de su tamaño es necesario asociar la colocación de una prótesis que añada volumen.
  2. Si el volumen mamario es adecuado se realiza la cirugía eliminando solamente el exceso de piel y remodelando la mama.
  3. Cuando el volumen mamario es excesivo se asocia la extirpación de tejido mamario graso-glandular (mamoplastía de reducción).

En nuestro Centro vas a lograr el mejor asesoramiento; nos dedicamos a analizar detalladamente cada caso en particular ya que la técnica quirúrgica varía dependiendo de la necesidad de cada paciente. Obtené el mejor resultado y devolvele a tus pechos esa apariencia joven y natural que tanto deseas.