El cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más frecuentes en mujeres y es el más comúnmente diagnosticado a escala mundial. La cirugía del cáncer de mama (tumorectomía: extirpación parcial; mastectomía: extirpación completa de la mama) continúa siendo el procedimiento más importante para lograr la cura de la enfermedad. Muchas veces se menciona el concepto de curación sin tener en cuenta la calidad de vida de la paciente que fue curada. ¿Qué siente una paciente al ver su mama con una secuela cosmética tan importante?, ¿cuánto repercute esto en la vida personal, en el ámbito familiar y profesional?

En las últimas décadas se ha avanzado mucho en las técnicas de reconstrucción mamaria, gracias a la difusión científica, al perfeccionamiento y aprendizaje de los médicos especialistas, y a la solicitud por parte de las pacientes de mejorar su calidad de vida.

En la actualidad existen distintas técnicas para reconstruir la mama:

  • Reconstrucción mediante expansores: consiste en expandir la piel para colocar posteriormente una prótesis definitiva.
  • Reconstrucción con tejidos abdominales (Colgajo Tram; Colgajo DIEP)
  • Reconstrucción con tejidos de la espalda (Colgajo Dorsal ancho)
  • Reconstrucción con tejido graso (Lipotransferencia)
  • Reconstrucción del Complejo areola pezón

La reconstrucción puede realizarse de forma inmediata (durante la misma intervención donde se extirpa la mama) o diferida (pasado un tiempo, meses o años después de la cirugía). Es importante que la intervención sea realizada por un médico cirujano plástico con experiencia para poder crear una mama similar en forma, tamaño y textura a la no operada.

Te brindaremos la información necesaria, explicaremos las distintas técnicas reconstructivas y evaluaremos en cada caso particular cual es la mejor opción para obtener el mejor resultado cosmético.