El ácido hialurónico es una sustancia producida naturalmente por el organismo humano, presente sobre todo, en la piel. Cumple la función de retener agua y aportar hidratación y volumen. Con el paso de los años y con el proceso de envejecimiento, esta sustancia se degrada y el organismo disminuye su capacidad de reponerla. El resultado es la pérdida de volumen, contorno y la aparición de las arrugas. El uso de relleno facial de ácido hialurónico está indicado para reponer esta sustancia en la piel, de acuerdo con la necesidad de cada paciente.

Sus principales indicaciones son:

  • Corrección de arrugas finas o gruesas (frente, periorbitarias, periorales)
  • Corrección del surco nasogeniano
  • Delimitación y volumen de labios
  • Volumen de pómulos y mentón
  • Modelado facial
  • Relleno de las depresiones producidas por el acné u otro tipo de patologías, entre otras.

Al ser un componente natural de nuestro organismo no existe el riesgo de provocar reacciones o alergias. Es un compuesto que se degrada por el propio organismo por lo tanto su efecto no es permanente sino temporario, durando aproximadamente entre seis y nueve meses, momento en el cual se puede realizar una nueva aplicación de mantenimiento.

Lográ con un simple procedimiento darle hidratación, firmeza y volumen a tu piel.